¿Qué podemos aprender de las instituciones internacionales de educación postsecundaria?

19.03.2018

¿Cómo pueden las instituciones de educación superior cambiar sus prácticas y estructuras internas para contribuir más activamente a la generación de cambios sociales positivos? 

Con uno de los sectores postsecundarios más accesibles del mundo, no resulta sorprendente que varias instituciones canadienses destaquen a la hora de afrontar temas sociales. Desde las compras con valor social a los hubs de innovación ciudadana, hay muchos ejemplos de instituciones que van más allá de las tareas de investigación y docencia, contribuyendo y colaborando con la comunidad. 

Sin embargo, esta conexión entre instituciones y comunidad no está todavía generalizada en Canadá, y escalar innovaciones puede ser difícil. Además, retos sociales como la crisis de los refugiados y la inseguridad alimentaria permean las fronteras. Como lo hacen también las innovaciones sociales. ¿Qué pueden, pues, aprender y aplicar las instituciones canadienses de otras instituciones internacionales de referencia?

En esta ocasión, UpSocial trabaja en colaboración con McConnell, una fundación privada de Canadá que diseña e implementa estrategias innovadoras para retos sociales, culturales, económicos y ambientales. En el contexto de Recode, iniciativa liderada por McConnell para promover la innovación social a través de las instituciones canadienses de educación superior, la presente colaboración busca identificar qué están haciendo las instituciones de referencia a nivel mundial para contribuir más activamente al cambio social, cómo lo están haciendo y por qué está funcionando.

El primer paso del proyecto fue consultar a varios actores canadienses para identificar las áreas en las que la educación postsecundaria se podría centrar para maximizar su contribución al cambio social. Estas fueron resumidas en un Challenge Brief que sirve de guía al equipo del proyecto a la hora de identificar innovaciones probadas que:

  • aumenten los incentivos a la participación comunitaria para las instituciones, el profesorado y los equipos directivos;
  • mejoren la equidad y la diversidad del personal y la estructura de gobierno mediante estrategias de retención y promoción; y
  • garanticen un entorno sano y seguro para estudiantes y personal, afrontando específicamente la crisis de salud mental.

El objetivo último del proyecto es identificar dos o tres iniciativas prometedoras y escalarlas o implementarlas en Canadá una vez adaptadas a las particularidades del contexto geográfico, político y cultural de cada institución. Aprendiendo de experiencias exitosas, las instituciones pueden avanzar en la transformación de sus propios campus y de las comunidades a su alrededor, sentando precedentes internacionales de lo que pueden conseguir las instituciones de educación superior.