El Ayuntamiento de Barcelona adjudica a la UTE Sant Pere Claver-Suara-Garbet la gestión del servicio "Primero el Hogar" para personas sin techo

4.05.2015

La Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó el pasado miércoles la adjudicación de la gestión del servicio “Primero el Hogar” (Housing First) de acceso inmediato a la vivienda y apoyo socioeducativo dirigido a personas sin techo en la ciudad de Barcelona a San Joan de Déu, Servicios Sociales y a la UTE Sant Pere Claver-Suara-Garbet, por un importe total de 2.699.309 euros.

"Primero el Hogar" es un nuevo modelo de atención a personas sin hogar que consiste en una nueva orientación en la intervención con personas sin hogar y está inspirado en experiencias internacionales de atención a personas sin techo que presentan necesidades sociales asociadas al problema de vivienda. Se trata de ofrecer una vivienda estable a estas personas y, partiendo de este punto, iniciar el proceso de recuperación, autonomía e inserción social. Se trata, pues, de un servicio de acceso inmediato a la vivienda y de acompañamiento socioeducativo mientras la persona logra un grado de autonomía que le permita mantenerse en la misma vivienda sin más apoyo que el de las redes normalizadas de servicios.

El servicio se inserta en la red de atención a las personas sin techo y en riesgo grave de exclusión social para ofrecer atención a un sector de estas personas que por sus características personales, y necesidades sociales, requieren de un tratamiento específico que empieza con la asignación de una vivienda como punto de inicio de inclusión social.

La teniente de alcalde de Calidad de Vida, Igualdad y Deportes, Maite Fandos, ha destacado que “el Ayuntamiento de Barcelona dispone de una red de más de 3.200 plazas para atender las diversas necesidades de las personas sin techo y de aquellas que se encuentran en una situación de alta vulnerabilidad social, un 38% más respeto en el 2011”. “Con la incorporación de este nuevo modelo de atención”, ha dicho Fandos, “integramos una nueva metodología de trabajo con el colectivo de personas sin hogar, que se suma a la que ya llevamos a cabo, que ha demostrado tener unos muy buenos resultados, no solo en países del norte de Europa o en Estados Unidos, que es donde nació el proyecto, sino también en Barcelona, donde ya pusimos en marcha una prueba piloto el pasado verano con la Fundació Rais”. “La atención a las personas es una prioridad”, ha señalado la teniente de alcalde, “y por este motivo hemos ido incorporando nuevas políticas y nuevos modelos de atención que nos ayudan a mejorar las políticas sociales y la calidad de vida de las personas”, ha dicho Fandos.

“Primero el Hogar” se pondrá en marcha a partir del mes de junio con viviendas procedentes del mercado privado con apoyo socioeducativo. El servicio se ha adjudicado en dos lotes de 25 viviendas a la UTE Sant Pere Claver y San Juan de Dios, Servicios Sociales aportarán cada una 25 viviendas, el apoyo socioeducativo y la cobertura de necesidades básicas cuando sea necesario. En este servicio se incorporará por primera vez la figura de una persona que ha sufrido una situación similar a la de los usuarios del servicio y ha conseguido salir, cumpliendo una función de ejemplo y mediación en el proceso de mejora de la autonomía.

Los principios que contempla este modelo son el compromiso para trabajar con las personas el tiempo necesario; viviendas independientes, individuales y distribuidas por Barcelona; la vivienda como el hogar de la persona usuaria; apoyo a los procesos de empoderamiento de la persona; respeto y empatía hacia las personas usuarias; y orientación a su recuperación. 

El servicio se dirige a personas solas que reúnen una o más de las siguientes características:
– Personas solas mayores de edad. Excepcionalmente podrán ser dos personas juntas, bien porque sean pareja, bien porque los une una relación de amistad o apoyo que se evalúe como positiva para ambas personas.
– Personas con una larga trayectoria de vida en la calle, con las que las propuestas de atención grupal no hayan tenido éxito o provoquen el rechazo de la persona a intentarlo.
– Personas con necesidades sociales concurrentes con la carencia de vivienda: carencia de relaciones sociales y familiares, estado de salud precario, con presencia de enfermedades mentales, adicciones, etc.

Además de ofrecer una vivienda como primera medida para la inclusión de las personas usuarias, el servicio se caracteriza para ofrecer apoyo socioeducativo orientado a:
– Procurar el acceso de las personas a la red de servicios y a las prestaciones de carácter universal (sanidad, servicios sociales, ocupación, etc.).
– Facilitar el acceso a las prestaciones económicas y asistenciales a las que pueda tener derecho.
– Recuperación de las habilidades de autogestión (economía doméstica, relación con el entorno, etc.)
– Recuperación de las relaciones familiares y sociales, siempre que sea posible.
– Promoción de la integración comunitaria de la persona en el barrio donde resida.
– Apoyo en el seguimiento de los tratamientos terapéuticos que sean necesarios (psicológicos, físicos, etc.).